lunes, mayo 21, 2012

Deberes


Por favor, seguid este blog.

http://lectormalherido.wordpress.com/

El español que hablamos en clase ...

Son deberes

ha, ha, o, ja, ja

No bromeo


El negocio de los perros


Esta mañana he recibido el email que aparece a continuación:


Hi, please let me know if you are in dog product business.


Best regards,
Jeff Wu


Le he agradecido a Jeff su interés y le he informado que mi negocio es el de los productos para monas y monos. La ciudad y las monas o La ciudad y los monos. 

Os cedo ambos títulos.

domingo, mayo 20, 2012

The Old Gringo, de Carlos Fuentes

Carlos Fuentes le dedicó una novela al escritor norteamericano Ambrose Bierce, quien desapareció durante la revolución mejicana. Debía ser por el año de gracia de 1985. The Old Gringo fue un bestseller.

G estudiaba en Duke y yo me paseaba por el campus de Chapel Hill con mis amigas de Vietnam. Ellas contentas por estar vivas y yo por no haber pasado una guerra. Ellas, como Carlos, se reían de mi apellido.

En fin, creo que algunos de vosotros no habéis leído ningún relato de Ambrose Bierce, ni la novela de Carlos Fuentes.  
http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/bierce/ab.htm

La ciudad y los perros


¿Cómo dar a su ficción toda la sólida apariencia de lo real? ¿Cómo meter al lector en la marea de los hechos? Esta fue la cuestión básica que debió resolver Vargas Llosa. Descubrió ( evidentemente, a través de Los jefes) que la experiencia vital por contar era sólo una materia en estado crudo que debía pasar por los filtros de la imaginación, que era necesario darle una forma:  " Ese es uno de los problemas que plantea el realismo. El realismo en la literatura yo no crea que pueda ser nunca una enunciación directa en la realidad. Al sector de la vida escogido por el escritor hay transformarlo, manipularlo, recogerlo de una manera muy especial para que no se hiele al pasar a la literatura, para que no muera en el camino"*. El autor impone sus leyes a esa forma, pero cuidando no interferir en su historia, de darle al lector todas las ventajas para que entre en el juego de la ficción: " Yo creo que la novela es...el género supremo porque...traslada al lector al corazón de la realidad evocada por el libro. La obligación del autor es mantenerlo allí. Los novelistas que yo admiro y releo no son nunca los que me exigen ser admirador a la distancia. Son los que me arrastran, me arrebatan y me instalan en "su" mundo nuevo, el que en última instancia me permitirá descubrir mi propio mundo".* El orden de una estructura y la inmediatez de la perspectiva narrativa se advierten en cada una de las partes de esta novela. 

*" Vargas Llosa y el problema de la realidad en la novela"      

Etiquetas:

jueves, mayo 17, 2012

A Carlos Fuentes




...sólo añadir que estoy muy triste por la muerte de Carlos Fuentes, amigo y maestro.  Habíamos coincidido durante muchos años en el Hotel Formentor. Un lugar muy literario. Conocí a su hijo Carlitos, que murió, un golpe muy duro para Carlos. Las familias compartíamos las horas de la siesta entre cafés y helados. A Carlos Fuentes le gustaba mucho tomar el sol y bañarse en el mar. Este un lugar mágico, repetía. El siempre me llamaba amiga y bromeaba con mi nombre y apellido. Qué misterio. 

Un hombre bueno y caballeroso.. 

...gran escritor y defensor del español en los campos de batalla...

Un hombre bueno y caballeroso 

Etiquetas:

domingo, mayo 06, 2012

15, Usher Island. Epifanía

Una amiga nos abrió el 15 de Usher Island. Por unos instantes Gretta.  Y Carol no entendía, pero vosotros sí. Gabriel perdido en la ficción de la realidad, pero las velas anacrónicas y los pasos de las distorsionadas maderas me hicieron danzar como los aventados de la isla, girad palabras, girad.

" ... Gabriel no dijo nada sino que señaló hacia las escaleras, hacia donde estaba parada su
mujer. Ahora, con la puerta del zaguán cerrada, se podían oír más claros la voz y el piano.
Gabriel levantó la mano en señal de silencio. La canción parecía estar en el antiguo tono
irlandés y el cantante no parecía estar seguro de la letra ni de su voz. La voz, que sonaba
plañidera por la distancia y la ronquera del cantante, subrayaba débilmente las cadencias de
aquella canción con palabras que expresaban tanto dolor:
Oh, la lluvia cae sobre mi pesado pelo 
Y el rocío moja la piel de mi cara, 
Mi hijo yace aterido de frío... 
 -Ay -exclamó Mary Jane-. Es Bartell D'Arcy cantando y no quiso cantar en toda la
noche. Ah, voy a hacerle que cante una canción antes de irse.
 -Oh, sí, Mary Jane -dijo tía Kate.
 Mary Jane pasó rozando a los otros y corrió hacia la escalera, pero antes de llegar allá
la música dejó de oírse y alguien cerró el piano de un golpe.
 -¡Ay, qué pena! -se lamentó-. ¿Ya viene para abajo, Gretta?
 Gabriel oyó a su mujer decir que sí y la vio bajar hacia ellos. Unos pasos detrás
venían Bartell D'Arcy y Miss O'Callaghan.
 -¡Oh, Mr D'Arcy -exclamó Mary Jane-, muy egoísta de su parte acabar así de pronto
cuando todos le oíamos arrobados!
 -He estado detrás de él toda la noche -dijo Miss O'Callaghan- y también Mrs Conroy,
y nos decía que tiene un catarro terrible y no podía cantar.
 -Ah, Mr D'Arcy -dijo la tía Kate-, mire que decir tal embuste.
 -¿No se dan cuenta de que estoy más ronco que una rana? -dijo Mr D'Arcy grosero.
 Entró apurado al cuarto de desahogo a ponerse su abrigo. Los demás, pasmados ante
su ruda respuesta, no hallaban qué decir. Tía Kate encogió las cejas y les hizo señas a todos
de que olvidaran el asunto. Mr D'Arcy, ceñudo, se abrigaba la garganta con cuidado.
 -Es el tiempo -dijo tía Julia, luego de una pausa.
 -Sí, todo el mundo tiene catarro -dijo tía Kate enseguida-, todo el mundo.
 -Dicen -dijo Mary Jane- que no habíamos tenido una nevada así en treinta años; y leí
esta mañana en los periódicos que nieva en toda Irlanda.
 -A mí me gusta ver la nieve -dijo tía Julia con tristeza. 
 -Y a mí -dijo Miss O'Callaghan-. Yo creo que las Navidades no son nunca verdaderas
Navidades si el suelo no está nevado.
 -Pero al pobre de Mr D'Arcy no le gusta la nieve -dijo tía Kate sonriente.
 Mr D'Arcy salió del cuarto de desahogo todo abrigado y abotonado y en son de
arrepentimiento les hizo la historia de su catarro. Cada uno le dio un consejo diferente, le
dijeron que era una verdadera lástima y lo urgieron a que se cuidara mucho la garganta del
sereno. Gabriel miraba a su mujer, que no se mezcló en la conversación. Estaba de pie debajo
del reverbero y la llama del gas iluminaba el vivo bronce de su pelo, que él había visto a ella
secar al fuego unos días antes. Seguía en su actitud y parecía no estar consciente de la
conversación a su alrededor. Finalmente, se volvió y Gabriel pudo ver que tenía las mejillas
coloradas y los ojos brillosos. Una súbita marca de alegría inundó su corazón.
 -Mr D'Arcy -dijo ella-, ¿cuál es el nombre de esa canción que usted cantó?
 -Se llama La joven de Aughrim -dijo Mr D'Arcy-, pero no la puedo recordar muy
bien. ¿Por qué? ¿La conoce? 
 -La joven de Aughrim -repitió ella-. No podía recordar el nombre.
 -Linda melodía -dijo Mary Jane-. Qué pena que no estuviera usted en voz esta noche.
 -Vamos, Mary Jane -dijo tía Kate-. No importunes a Mr D'Arcy. No quiero que se
vaya a poner bravo.
 Viendo que estaban todos listos para irse comenzó  a pastorearlos hacia la puerta
donde se despidieron:
 -Bueno, tía Kate, buenas noches y gracias por la velada tan grata.
 -Buenas noches, Gabriel. ¡Buenas noches, Gretta! -Buenas noches, tía Kate, y un
millón de gracias. Buenas noches, tía Julia.
 -Ah, buenas noches, Gretta, no te había visto.
 -Buenas noches, Mr D'Arcy. Buenas noches, Miss O'Callaghan.
 -Buenas noches, Miss Morkan. -Buenas noches, de nuevo. -Buenas noches a todos.
Vayan con Dios. -Buenas noches. Buenas noches..."

jueves, mayo 03, 2012

La ciudad y los perros


Lo notable es que ni lo tradicional limita la experimentación, ni la experimentación sacrifica el subyacente interés humano de la anécdota: en ese sentido, el equilibrio es perfecto. Como anota Julio Ortega: " En las novelas de Vargas Llosa hay un curioso amalgamiento  de naturalismo y realismo poético, de psicología y de esquematismo, de espacio tradicional y de tiempo conflictivo; de un mundo en fin que pertenece a la novela tradicional y de otro que pertenece a la última novela". La obra cabe cómodamente dentro de los márgenes del realismo. Como casi todas sus novelas, ésta tiene que ver con realidades concretas del país ( un colegio específico llamado Leoncio Prado, un determinado sistema educativo del ejercito peruano, una actitud mental común a las familias humildes y pequeñoburguesas, un fraccionamiento social que se percibe hasta en la rivalidad de los barrios: Miraflores, Lince, Callao), a tal punto que hubo los que pudieron realizar la consabida lectura superficial de la novela y creer que su finalidad era un mero ataque al Leoncio Prado, porque era el sujeto principal de la historia. La obra contiene una inevitable denuncia, no solo de los métodos del colegio,sino de las razones que explican esos métodos, pero no al nivel didáctico de quien levanta actas de acusación para que las cosas se corrijan y mejoren. Como exponente de lo que se ha denominado "realismo crítico", esta novela trabaja con realidades pero no elabora copias directas, enjuicia pero no se incluye ( y quiza se condena) en el juicio, incorpora trozos vivos del mundo objetivo pero los traspone artisticamente. Hay en Vargas Llosa, según afirma nuestro amigo Colmenares, " un propósito de deslindar la realidad y de construir una ficción rigurosa, sin perder de vista que la ficción obedece a las mismas coordenadas que la realidad". La ciudad y los perros es una feliz solución al problema de la representación de la realidad que la misma historia planteaba. 
Más información »

Etiquetas: