domingo, enero 01, 2006

Menoscabada

Menoscabada por una gastroenteritis auto inflingida por la gula, la escritora reposa en la chaise longue de su abuela y lee: El Mago de Viena, de Sergio Pitol. Empieza un nuevo año y la escritora se pregunta quién es y quién va a ser, pero sin mucho empeño debido a los peristaltismos de diferente índole que sacuden su frágil cuerpo. Pitol, como siempre, la guía:

“Uno, me aventuro a decir, es los libros que ha leído, la pintura que ha conocido, la música escuchada y olvidada, las calles recorridas. Uno es su niñez, unos cuantos amigos, algunos amores, bastantes fastidios. Uno es una suma mermada por infinitas restas.”

Amigas, escritoras, contertulias: Feliz 2006

2 Comments:

Blogger Berenguela said...

A la escritora, en su chaise longue, con los mejores deseos para el nuevo año.Para que disfrute aquellas tardes en que el horizonte tiene un color mallarmé...

Pitol es un perseguidor de lo absoluto que busca la perturbadora potencia de una fantasía que, a partir de lo real inmediato, proyecta a otros planos, deja entrever otras presencias, desvela poderes extraños, insinúa un orden misterioso y humano y nos hace despertar, asemejar el mundo disponible al mundo deseado.

9:28 p. m.  
Blogger Efímera said...

Berenguela, gracias por tu chaise longue. King Lear y la gastroenteritis manipulan mis neuronas y la ineptitud se apodera de todo. Se me ocurre, que nos podías enseñar el mundo de Dillan Thomas.

9:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home